La afirmación de “el cliente siempre tiene la razón” es, hoy más que nunca, un concepto que tienes que seguir si quieres aumentar las ventas tanto de tu tienda física como de tu e-commerce. Es importante que estés pendiente de sus necesidades, de que la compra haya sido una buena experiencia y de que, si ha tenido cualquier inconveniente, se haya resuelto de manera satisfactoria. En definitiva, si quieres incrementar tus ventas, es fundamental mejorar la atención al cliente.

5 tips para mejorar la atención al cliente de tu empresa

El cliente debe ser el centro de tu empresa y mejorar la atención al cliente debe ser tu prioridad. ¿Por qué? ¿Qué ventajas obtienes con esto?

En primer lugar que tus consumidores se queden satisfechos en el proceso de compra, con lo que será mucho más fácil que repitan la experiencia.

En segundo lugar, estarás dando un paso importante a la fidelización y, como ya sabes, es mucho más económico fidelizar que captar nuevos usuarios.

Por último, tus clientes se convertirán en comerciales de tu marca y, de esta forma, tu empresa conseguirá atraer a más público interesado en tus productos o servicios.

Está claro que se trata de unos beneficios por los que merece la pena el esfuerzo, ¿verdad? Atento a estos consejos para aumentar tus ventas mejorando la atención al cliente.

Presta atención a tu público

Tus clientes valorarán de manera muy positiva el hecho de que te preocupes por ellos e intentes buscar la mejor solución para sus necesidades.

No basta solo con escucharlos en el momento de compra, sino también estar atento a las sugerencias que te hagan. Puedes crear una pequeña encuesta para enviar por correo electrónico, interactuar con ellos a través de las redes sociales o realizar una llamada para conocer de primera mano sus opiniones.

Gracias a esto tendrás información de calidad para hacer los cambios oportunos en tu estrategia y te consolidarás como una marca que genera confianza y credibilidad, donde las propuestas de sus consumidores son importantes.

Sorprende a tus clientes

Otra acción que puedes llevar a cabo para mejorar la atención al cliente es buscar la manera de sorprender a tus usuarios, desde un pequeño obsequio en el momento de la compra hasta un regalo por su cumpleaños. ¿A quién no le gusta, por ejemplo, recibir un mail de felicitación de cumpleaños personalizado con un detalle exclusivo a recoger en la tienda tan solo por ser cliente?

Además, al recibir un trato especial que no se espera, se genera un sentimiento de empatía con la marca que logrará una fidelización mayor.

La clave está en trabajar día a día para estrechar lazos con ellos y crear relaciones duraderas.

Múltiples canales para una buena atención al cliente

Una buena atención debe ir más allá del teléfono. Es fundamental que existan otros canales a través de los cuales los consumidores se puedan poner en contacto con la empresa: redes sociales, WhatsApp, correo electrónico…

Al final, de lo que se trata es de facilitar la comunicación con tu cliente y ayudarles en todas las dudas que puedan tener.

Eso sí, de nada sirve abrir otras vías de comunicación si no se les responde pasados unos días. La agilidad es también un tema que no se debe descuidar y, si necesitas tiempo para resolver su petición, procura mantenerles informados en todo momento.

Cumple las condiciones pactadas

Es importante que garantices solo aquello que puedes cumplir. Por ejemplo, si eres una empresa que realiza envíos a domicilio, presta especial atención a los plazos de entrega, a las garantías y a las devoluciones.

Cumple siempre lo pactado, de lo contrario, perderás muchos clientes por el camino. Nada produce más enfado que las promesas incumplidas.

Habla siempre en positivo

En un mundo cada vez más digitalizado y donde muchas de las respuestas a los consumidores se hacen por escrito a través de Internet, se hace imprescindible cuidar el lenguaje y el tono.

Las palabras escritas siempre suenan más serias de lo que en realidad son, por eso intenta que tu comunicación con el cliente sea siempre en positivo.

Es decir, siguiendo con el anterior ejemplo de envíos a domicilio, si sabes que el envío de su producto se va a demorar hasta la semana siguiente, tienes dos maneras de abordarlo:

La primera sería escribir utilizando palabras negativas como “no” o “problemas”: “Estimado cliente, su compra no llegará hasta la semana próxima debido a un problema de transporte”.

La segunda opción y la más acertada, sería cambiar estas expresiones por otras más positivas: “Estimado cliente, su compra le llegará la semana que viene. Si necesita más información acerca del pedido estaremos encantados de atenderle”.

Como ves, se trata de acciones muy sencillas que es posible implementar en tu negocio sin apenas esfuerzo. Tan solo tienes que escuchar a tus clientes, responder siempre a sus sugerencias y quejas y demostrarles que son una parte fundamental de tu negocio. Si sigues estos consejos estamos seguros de que tu atención al cliente mejorará y tus ventas también.

 

no replies

Leave your comment